miércoles, octubre 04, 2006

SENSACIONALISMO Y PRENSA AMARILLA

Juan Carlos Piscoya Quevedo

Siendo el sensacionalismo, una corriente que cubre hoy en día los espacios comunicacionales en nuestra nación, asumimos el rol importante que éste cumple sobre la opinión pública y nuestra labor como profesionales para contrarrestar los efectos que de alguna manera se producen, producto del acaparamiento, por parte de los medios chicha y el uso de estrategias sensacionalistas para copar la atención de un gran sector de la población de nuestro país, que solo tiene acceso a este tipo de info-producto.
Debemos tomar conciencia de esta manera, en asumir que el sensacionalismo y la prensa amarilla, quien es su difusora, se dirigen a un numeroso grupo de pobladores; los cuales, debido a un proceso de amoldamiento, se han venido transformando en seguidores sin crítica de dichos medios informativos, vale de alguna manera asumir también la realidad en cuanto a lineamientos dados por las principales cadenas de información amarillista. Pero, el sensacionalismo no es de ahora y mucho menos la prensa amarilla, consta de un desarrollo en conjunto con el proceso evolutivo de las sociedades; en un mundo donde las clases sociales se distinguen cada vez más, debido a factores diversos: socioeconómicos, culturales y educativos.
En un primer aspecto, deduciríamos que la prensa se convierte en sensacionalista por fines directamente de lucro, pero con esa postura estaríamos censurando un mar de condiciones y estrategias desarrolladas por los medios de esa línea y porte editorial. A criterio propio, estamos de acuerdo que el factor económico con lleva al desarrollo de esa corriente, muchas veces censurada y criticada hasta el aborrecimiento. Pero debemos dejarnos de superficialidades y vanalidades, e inspeccionar mucho más a fondo para de alguna manera establecer puntos de gran importancia para el desarrollo profesional en un campo laboral copado y dirigido por los parámetros establecidos por dicho movimiento cultural.
Al hacer un análisis propio acerca de la evolución de sociedades a nivel globalizado, seríamos directamente cuestinadores en el plano de situaciones en el que la información y sus medios han caído en sensacionalismo. Como primer aspecto, las grandes civilizaciones, quienes mantenían a sus ciudadanos incomunicados sobre distintos temas, creando así la suplantación por otros de menor trascendencia, logrando despistar el interés público a situaciones de bienestar colectivo.
Para el caso del Perú, la realidad de ser una nación sometida por largos períodos y en distintas influencias político-sociales, conlleva a ser más crudos en el análisis del proceso evolutivo en cuanto a los medios y la información que emiten. Se podría asumir una gran confrontación entre la calidad y veracidad que nos brindarían dos textos de fundamental importancia para el estudio de la colonia: el primero, las crónicas de Felipe Huamán Poma de Ayala y como segundo plano, Los Comentarios Reales del Inca Garcilaso de la Vega, algo casi inesperado que llegue a comprender producto de una conversación con un compañero de clases, lo rescatable a simple análisis, sería el efecto que origina un título o titular sensacionalista, en primer punto “Comentarios Reales”, lo cual desacreditaría y fulminaría todo texto publicado sobre el mismo tema; algo así como: “compre éste caserito, que son los comentarios reales, los verdaderos”. Lo que hay que comprender es que el Inca Garcilazo de la Vega, era un hijo de español que buscaba ser reconocido como tal, y que al parecer debió de haber hecho votos a la corona de España para lograr sus objetivos personales, expuesto este punto de vista estaríamos desacreditando pero no a partir de especulaciones y de razonamientos a la deriva, sino de una justificación basada en las causas del sensacionalismo como corriente, los efectos y lo que encierra verdaderamente. Lo fundamental, es que nosotros no podemos afirmar si la información que se brindó en ese texto, fuese real en su totalidad, pero lo que sí es palpable y deducible, es cómo la fabricación de un titular hecho para la gente de esa época, en una sociedad convulsionada y que andaba en busca de fortalecer sus costumbre y luchar contra el opresor, genera una gran difusión y acogida por parte del público, derribando al resto de cronistas en ese tiempo.
A la actualidad aplicando nuestro concepto de sensacionalismo, como una sobredimensión de la forma como se nos presenta la información y que tiene un fuerte impacto en el público. Tomaríamos como referencia la actitud y la estrategia con la que el gobierno norteamericano sustentó la invasión a los países de Afganistán e Irak, todo precedido por una gran ola de información que tergiversó la situación que se venía produciendo realmente en esas naciones; hasta el punto de denominar una operación militar de invasión y violación de la soberanía de los pueblos y los derechos humanos de sus habitantes: Justicia Infinita, todo sustentado y justificado por la información dada por la mitad por la Cadena de Noticias de Norteamérica (CNN), como se le venía haciendo creer al mundo entero supuestas posesiones que al, ejecutada la invasión sólo hizo entrever el afán por la apropiación del petróleo y el manejo político de dichas naciones. También la forma cómo se brindaba la información después de la acción militar en esos países, donde se daba una realidad que al mismo tiempo se desmentía por la Cadena de Noticias Alyasira. La sobredimensión de la información dada por una agencia que llegaba a casi todo el mundo, originó de cierta manera que un gran sector de la comunidad mundial, justificara las medidas tomadas por el estado norteamericano; no siendo consecuentes de los intereses guardados que escondían tales medidas.
En el plano local, en la región Lambayeque, se ha venido desarrollando esta corriente. Cabe atribuirle factores diversos tales como el clima caluroso, costumbres, grado de educación en los sectores más amplios, etc. No dejamos escapar pues, la forma como nace el sensacionalismo en prensa, radio y ahora Tv, dichos sectores, que en su mayoría asumen a la comunicación como mercancía en una sociedad donde rige la riqueza por la venta de servicios, es por ello que surge la necesidad de dirigirse a los sectores numerosos, pero de una manera casi familiar, es ahí donde surge la sobredimensión, algo similar a la exageración de comadres (chismes), la realidad es que vivimos en una realidad que existe con chismes, en donde la gente gusta de enterarse del mayor número de cosas en el menor tiempo y espacio posible. Para ello tomemos un experimento hecho en clase: comparemos las páginas centrales de diarios serios, con los de diarios de tendencia amarillista. Estaríamos comparando un espacio amplio, donde la página del diario serio guarda la mitad de cada cara (dos caras) para desarrollar dos o tres noticias, mientras la del otro diario encierra un conglomerado de noticias, en ello radica el análisis, donde los diarios que se dirigen a sectores populares, reflejan la realidad de estas personas.
Siendo ello un problema latente, y estando en vigencia la corriente sensacionalista, debemos idear estrategias que nos permitan de alguna manera encaminar los lineamientos de los diarios chicha. Utilicemos pues su capacidad de influencia en la mayoría de ciudadanos, producto de mecanismos desarrollados por empíricos o profesionales, pero que por más censurado que fuese por el romanticismo académico, debemos reconocer el efecto y la aceptación popular que poseen.
Para el caso de la radio en la región, es perceptible, la realidad de los locutores, quienes en algunos casos no cuentan con formación básico profesional, pero que durante mucho tiempo han venido desarrollando programas de gran aceptación radial, y que durante mucho tiempo ejercieron liderazgo de sintonía. No podemos negar, la influencia que éstos hombres, con sus ajos y escarabajos, tienen sobre sus radioescuchas. Que si cualquier emisora radial, de porte amarillista, convoca a una marcha para solucionar un problema social: la gente accede y no si esta misma convocatoria se realiza en un medio de mayor seriedad. En primer lugar, por que los medios populares tienen mayor sintonía debido al costo para acceso a su servicio. De esta manera ejercemos un rol fundamental, tratar de cambiar la forma, pero tras un proceso de amoldamiento, solo así cambiaremos poco a poco la realidad y sus medios en nuestra localidad lambayecana.
Deducimos que las estrategias hasta el momento desarrolladas por los medios locales, muchas veces sensacionalistas y amarillistas, no son malas en ninguno de sus aspectos, debemos transformar pero a partir de ello, no erradicar, ya que, generaría un impacto que desembocaría en una brecha de comunicación. Evolucionar los medios y sus contenidos para que la corriente que desplace a la actual, sea sobre lineamientos definidos en beneficio del desarrollo sistemático, logrando desarrollar de esta manera a partir de una evolución infocomunicacional.
Para finalizar, considero, el término de prensa amarilla, como una denominación dada por clases de alta jerarquía donde se ve mal lo que al pueblo le conviene y le gusta, dichas élites censuran y catalogan lo que el pueblo gusta hacer, siempre con semantizaciones de bajo nivel. Siendo de esta manera, habría que analizar nuevamente todo la evolución de la transmisión de ideas dadas por élites que manejan el conocimiento y lo universalizan.

1 Comments:

Blogger amarillo said...

me parece muy interesante la investigacion de los medios de comunicacion amarillista. Estudio en la escuela de ciencias de la comunicacion de la universidad de San Carlos de Guatemala, y actualemente estoy elaborando una investigacion de este mismo tema, asi que agradeceria mucho si puedieran enviarme algunas posturas o comentarios sobre este tema, seran bienvenidos. Saludos.

10:08 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home